El curioso gato Esfinge o Sphynx

El Sphynx o gato esfinge puede producir el mismo grado de rechazo que de afecto. Lo cierto es que su peculiar falta de pelo, sus orejas de murciélago y su cara de serpiente lo convierten en un gato que no deja indiferente a nadie.

La ausencia de pelo en el Sphynx es resultado de una mutación genética natural, vista por primera vez en Canadá, en 1964.

Aunque a simple vista parece que estos gatos no tienen ningún pelo, realmente presentan la piel cubierta de una capa de vello muy fino, casi imperceptible a la vista o al tacto.

Las arrugas son una característica en el gato esfinge, pero en realidad no tiene más arrugas que cualquier otro gato, simplemente parece tener más debido a la falta de pelaje.

El Sphynx es un gato tranquilo, curioso, inteligente y cariñoso. Les encanta la calma y la tranquilidad. Son sociables y muy dependientes de sus dueños. Si optas por tener un gato esfinge, debes saber que se adaptará perfectamente a la vida familiar, no suele tener problemas con otros animales y se mostrará paciente con los niños gracias a su carencia de agresividad.

Sigue leyendo