La alergia alimentaria en perros y gatos

La alergia alimentaria es una reacción inmunológica hacia un alimento o aditivo alimenticio que está consumiendo el animal.

Si vemos que nuestra mascota se rasca mucho el cuerpo, se lame mucho las patas, sufre perdida de pelo, diarreas, vómitos, etc., es posible que esté sufriendo alguna  alergia.

Entre un 10% de los perros y hasta un 30% de los gatos presentan algún tipo de alergia o intolerancia alimentaria. Las alergias a algún alimento pueden darse aunque éstos se hayan consumido antes sin ninguna reacción o problema. Los ingredientes más propensos a causar dichos problemas son: cereales (maíz, soja, etc.), ternera, pollo y lácteos.

Cuando se sospecha que el animal sufre alguna alergia alimentaria, conviene cambiar durante por lo menos tres semanas a una dieta de eliminación, compuesta por ingredientes que el animal no haya consumido anteriormente. Si mejoran los signos se vuelve a la dieta anterior. Muchos de los animales alérgicos presentan mejoría a las 3-4 semanas de la nueva dieta y sino presentan mejoría más allá de la 8 o 10 semana, entonces hay que replantearse la dieta o el diagnóstico.
Sigue leyendo