Consejos para llevar a un perro en el coche

Los perros no están preparados para viajar en coche. Por ello, es necesario tomar una serie de medidas que hagan el viaje un poco más agradable, tanto para el animal como para el resto de los ocupantes.

Según la normativa vigente, el perro debe ir en un espacio separado del conductor que se delimita con una estructura metálica plegable y adaptable a todo tipo de vehículos. La Dirección General de Tráfico prohibe que los animales estén sueltos en el coche o que vayan en el asiento delantero porque pueden representar un peligro para la conducción.

Si es la primera vez que se hace un viaje con la mascota, podemos acostumbrar al perro al vehículo, haciendo que entre en el vehículo y permanecer un rato dentro para luego ponerlo en marcha y realizar recorridos muy cortos.

Si se trata de un animal grande, se debe llevar atado, situarlo en el lado opuesto al del conductor y separarlo de los ocupantes por medio de una rejilla o armazón extensible que se puede adquirir en cualquier tienda especializada.

Sigue leyendo