tener perro y gato

Un nuevo miembro en la familia

Todos sabemos que cuando llega un miembro nuevo a la familia es un momento muy especial. Pero siempre que se trate de introducir un nuevo animalito en casa, ya sea un bigotudo o un peludito, debemos tener en cuenta algunos consejos básicos.

Independientemente si convivimos con un gato y vamos a adoptar a un perro o viceversa, es esencial conocer el carácter de la mascota que vive con nosotros, así como el carácter del futuro recién llegado.

Cómo presentar un gato a tu perro

Lo primero que debes hacer, es conocer la reacción de tu perro al ver otros gatos, si detectas conductas predatorias (intentar cazarlo), es mejor que rehúses de la idea de introducir un gato en casa.

Si presentamos un gatito, será más fácil el proceso de adaptación, puesto que éste se encuentra en periodo de socialización. Por el contrario si el gato que adoptamos se encuentra en edad adulta, el período de adaptación será algo más complejo.

Debemos saber que los mininos necesitan su propio espacio, por lo que aconsejamos prepararle un espacio separado del perro, donde pueda sentirse relajado y protegido y debemos hacerle saber al perro que no puede entrar a este espacio libremente.perros y gatos

Para una presentación adecuada, tenemos que controlar siempre los primeros encuentros y asegurarnos que el ambiente sea tranquilo. En la primera presentación, el perro debe estar en casa. Si notamos que cualquiera de los animales se muestra nervioso, podemos hacer uso de las feromonas sintéticas para ambientar la estancia y que los peluditos estén más calmados. Si vemos que alguno de los dos se pone nervioso, lo mejor es separarlos tranquilamente y dejar la presentación para otro momento. En ningún caso chillar o regañar al perro, intentaremos desviar su atención con un juguete, un paseo… Si nuestro perrete se está comportando bien, es ideal que premiemos verbalmente este comportamiento.

Es importante a la vez que durante el periodo de adaptación, nuestro perro no sienta celos. Para ello, lo mejor es mimarle cuando esté delante del gato.

 

Cómo presentar un perro a tu gato

Los perros por norma  general se adaptan más fácilmente y sobre todo si son cachorros. Mientras que si tenemos un gato adulto, estos son más reticentes y muy dueños de su territorio. Sin embargo, esto será más fácil si nuestro minino está acostumbrado a ver gente por casa.

Antes de presentar el perro al gato, podemos acostumbrar al gato a su olor y viceversa. Por ejemplo, tocar al perro durante un rato y luego tocar al gato o poner cerca del gato una mantita en la que haya estado el perro.

En el momento del primer encuentro ambos deben estar relajados y el gato en un lugar alto, para que no se pueda sentir acosado. Si el gato se levanta o coloca las orejas hacia atrás, es signo de pelea. Será mejor separarlos. Es posible que estos encuentros se deban repetir hasta que ambos estén completamente adaptados. Pueden durar de dos semanas a un mes. En ningún momento nos precipitaremos, deberemos dejar que ambos se acerquen por voluntad propia. Una mala experiencia puede traumarlos y sobre todo a los gatos, que son más sensibles.

Es recomendable que el arenero del gato sea cerrado, como este, para que el perro no pueda acceder.

 

Cómo presentar un gato a un gato

Los gatos son animales territoriales y celosos por lo que deberemos tener mucha paciencia para que se adapten a una nueva presencia.

Lo aconsejable es juntar a dos de edades similares. Es importante prestar más atención al gato residente que al nuevo, ya que no debe sentir en ningún momento que el nuevo inquilino le ha relevado el puesto. Es posible que el periodo de adaptación de ambos gatos dure unas semanas. Siempre deberemos estar presentes las primeras veces que estén juntos.

Lo ideal si tenemos gatitos es que cada uno tenga sus recipientes, su arenero, su camita…

 

Cómo presentar un perro a un perro

Los perros son muy complacientes con sus dueños, por lo que intentaran satisfacernos en todo momento.perros y gatos

Una buena opción es presentar a nuestro nuevo perrete en un ambiente neutral como un parque en el que nuestro perro residente está acostumbrado a estar con otros canes. Otra persona, puede traer al nuevo perro y permitir que ambos realicen el típico ritual de presentación, luego podemos llevarlos a dar un paseo. Después, al llegar a casa, el perro residente debe entrar antes. Trataremos de mostrarnos tranquilos y de premiar en todo momento buenas acciones. Si algo sale mal, separarlos con cuidado y distraer su atención. 

Tras haber conseguido una buena relación entre ambos, debemos seguir con los rituales a los que teníamos acostumbrados al primer perro: mismas horas de comida, mismas horas de paseo… Que no detecte que la nueva presencia representa muchos cambios.

 

En definitiva lo más importante es tener en cuenta el carácter de nuestros animales y tener mucha paciencia. A todos, nos cuesta adaptarnos a situaciones nuevas y para ellos, no es diferente. Intentaremos siempre que el encuentro sea agradable y no forzaremos la situación.

Siempre que ambos tengan la misma edad será más fácil, pero recuerda que gatos y perros tienen lenguajes diferentes y que si el asunto se complica debemos acudir a un especialista antes que sea tarde.

¿Convivís con más de un perro? ¿Tenéis varios gatitos?

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s