artrosis perros gatos

La artrosis en perros y gatos

La artrosis es una patología muy frecuente en animales de compañía y su desarrollo depende de muchos factores, como la raza, la obesidad, la edad, la alimentación, la genética, traumatismos… Aunque normalmente aparece por el propio desgaste de las articulaciones en animales de avanzada edad.

Todas las articulaciones están recubiertas por cartílago y lubricadas por líquido sinovial, que impide el roce de un hueso con otro. Este cartílago, con el tiempo, se va desgastando hasta producir fricción entre los huesos de la articulación. Esta fricción produce un fuerte dolor que impide al animal moverse de forma normal.

En perros se manifiesta cuando tienen dificultad para realizar ciertos movimientos,  cuando dejan de hacer actividades cotidianas como jugar, correr, no suben o bajan escaleras, rechazan salir a la calle, tienen dificultad para subir al sofá, se quejan al tumbarse o al levantarse. Básicamente se manifiesta cuando el dueño empieza a ver que su perro no se mueve como antes.

En gatos, el diagnóstico de la artrosis es un poco más complicado ya que adaptan su estilo de vida al dolor que padecen. Buscan rincones cómodos y reducen sus desplazamientos. Sin embargo, hay cambios en su comportamiento que nos pueden hacer sospechar que nuestro gato tiene artrosis: dificultad para subir a sitios altos, hacer sus necesidades fuera del arenero, no juegar como antes, se vuelven más gruñones…

La obesidad favorece el desarrollo de la artrosis, ya que sobrecarga las articulaciones y hace que se desgasten de forma muy rápida. Una bajada de peso es lo ideal para mejorar la calidad de vida del animal.

El tratamiento de la artrosis dependerá de cada animal y de su grado de degeneración articular. Existen piensos especialmente formulados para tratar la degeneración articular o protectores del cartílago articular en pastillas.

Cuidados especiales

  • Evitar la exposición al frío y los cambios bruscos de temperatura: usa mantas para protegerlos del frío y la humedad.
  • Si tu perro se moja durante el paseo, sécale con una toalla al llegar a casa o utiliza el secador si es necesario. La humedad puede agravar los dolores articulares.
  • Controla su dieta: si tiene unos kilitos de más, sus articulaciones sufrirán el exceso de peso.
  • Medicación antiinflamatoria: dale medicamentos hechos con productos naturales o también los AINES cox-2, que son antiinflamatorios no esteroideos de nueva generación con muchos menos efectos secundarios y una acción más directa en las zonas de dolor.
  • Protectores articulares nutricionales: glucosaminoglicanos, condroitin sulfato, etc.
  • Protectores articulares ortopédicos: soportes para respetar la función articular.
  • Ejercicio físico regular: es muy importante que no pierdan demasiada masa muscular, ya que la falta de uso provoca atrofia muscular.
  • Dormir en camas acolchadas, aisladas de la humedad y calientes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s