perro asustado por petardos

¿Preparados para los petardos de la noche de San Juan?

En muchos lugares San Juan es sinónimo de petardos y ruido. Durante la noche más corta del año no sólo nosotros sufrimos estas continuas explosiones, nuestros animales también.

El miedo del perro a los petardos es uno de los más difíciles de combatir porque se trata de un estímulo desagradable e imprevisible, y el animal no tiene tiempo de descanso suficiente entre cada uno de los petardos para que se pueda producir el aprendizaje necesario para superar el miedo.

¿Por qué se asustan los perros y gatos?

Un sonido que pase de los 20.000Hz (agudo extremo) es inaudible para los humanos, pero los perros pueden oír hasta 60.000Hz. Además, su sistema de percepción se basa en la asociación, por eso un ruido muy elevado que no se espera se asocia a un posible peligro inminente, y el animal siente que su supervivencia está amenazada.

El proceso de generación del miedo es el siguiente: suena un primer petardo, el perro o gato se altera y aumenta su adrenalina en la sangre, y  los niveles de dopamina, noradrenalina, cortisol y otras hormonas se preparan para la  acción.  Antes de que haya pasado suficiente tiempo para que el animal se calme, se oye el segundo petardo. El estado de estrés va aumentando.

¿Qué debemos hacer?

Lo primero es mantener la calma y no dejar solo al animal. Si tu mascota quiere esconderse, no se lo impidas, déjale que elija un lugar seguro en casa. Cierra las puertas y ventanas del lugar en el que esté para amortiguar el ruido exterior. La oscuridad les ayuda a estar calmados. También puedes encender la televisión o la radio para amortiguar el estruendo de los petardos.

El animal tiene que sentir que estás ahí, pero sin agobiarle. Si quiere estar junto a ti, déjale, pero siempre manteniendo una sensación de normalidad.

Si tiene que hacer sus necesidades, sé un poco previsor y sácale antes de que empiece el estruendo. Un perro asustado en la calle no va  hacer caso ni te va a escuchar, y además puede huir. Él siempre va a seguir sus instintos de alerta.

También puedes intentar distraerlo con un juguete que le guste o con su comida favorita.

A largo plazo, se recomienda contactar con un educador canino para tratar de reconducir conductas de miedo a los petardos. Lo ideal es que el animal llegue a entender que los petardos son desagradables pero que no suponen peligro. Así, aprenderá a no sobrereaccionar frente a ellos.

Un pensamiento en “¿Preparados para los petardos de la noche de San Juan?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s