Cómo saber si tu mascota tiene diabetes

¿Sabías que los perros y los gatos pueden tener diabetes? No solo es posible, sino que también es algo frecuente. La diabetes no es una enfermedad exclusiva de las personas, también la desarrollan los perros y gatos. Esta enfermedad no tiene cura, sin embargo, se puede mantener la situación bajo control para que los animales puedan vivir una vida normal.

Antes de nada hay que explicar qué es la diabetes. Esta conocida condición se debe a que el organismo tiene una deficiencia de una hormona llamada insulina (producida por el páncreas) o porque el organismo no tiene una adecuada respuesta a ella.

En sencillas palabras, uno come y esta comida se transforma en glucosa. Para que esta glucosa sea utilizada por nuestro cuerpo necesitamos que se secrete insulina. Sin insulina, la glucosa no entra en las células y se queda en la sangre. Las consecuencias de esto pueden ser terribles, afectando principalmente los ojos, riñones, sistema cardiovascular, sistema nervioso y la piel.

Por lo general, los perros tienen un tipo de diabetes y los gatos otra. En el caso de los perros, su incidencia es mayor en las hembras de entre 7 y 9 años. Las razas más propensas a desarrollarla son: beagle, caniches, cocker spaniel, dachshunds, schnauzer miniatura, pug, teckel, terrier, samoyedo, golden retriever, pinscher miniatura, entre otras.

¿Cuáles son los síntomas que deben alertarnos?

Entre los primeros signos clínicos podemos observar un aumento de la sed, aumento en la producción de orina, mayor apetito pero con pérdida de peso, mal estado del pelaje y decaimiento.

Todos estos signos se presentan desde el inicio de la enfermedad, mientras que las cataratas (en perros), debilidad de los miembros posteriores (en gatos) e infecciones recurrentes se observan en fases más avanzadas de la enfermedad.

Si una mascota presenta estos síntomas, conviene consultar con un veterinario.

Si bien hasta ahora no hay cura para la diabetes, hay tratamientos con muy buenos resultados, los cuales brindan una muy buena calidad de vida y un buen pronóstico. El tratamiento principal es la administración de insulina inyectable y ésta tiene que ser complementada con un cambio de dieta y mucho ejercicio.

Cómo cuidar una mascota diabética

– Los dulces y los carbohidratos sencillos se deben reducir de forma notable.

– Los colorantes artificiales que incluyen algunos alimentos balanceados puede indicar presencia de azúcares, perjudiciales para el perro diabético.

– Repartir la cantidad diaria de alimento que necesita el perro en varias raciones distribuidas a lo largo de la jornada.

– La dieta de una mascota diabética debe incluir alimentos con altas dosis de fibra.

– Incentivar la actividad física del animal, sacarlo a pasear o hacerlo hacer gimnasia.

– Una terapia con insulina, alimento balanceado y actividad física mejora la salud de las mascotas con diabetes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s