¿Por qué la leche de vaca no es buena para los gatos?

Es muy normal imaginarse a un gatito bebiendo leche de un plato. Pero la realidad es bien distinta, ya que la leche de vaca no es buena para este pequeño animal.

Sólo hay una etapa de la vida de los gatos en la que necesitan de la ingesta de leche: durante la lactancia. Pero la leche que necesitan en ese momento es solo la de la madre. Después de esa etapa el gato puede crecer perfectamente bebiendo únicamente agua.

Un gatito alimentado sólo con leche de vaca sufrirá rápidamente un retraso en el crecimiento, además de alteraciones digestivas. A partir de las cuatro semanas de edad (cuando comienza la transición de la alimentación líquida a la alimentación sólida), la tasa de lactasas, las enzimas digestivas que degradan la lactosa, disminuye de forma natural en los gatitos.

Sigue leyendo