La alergia alimentaria en perros y gatos

La alergia alimentaria es una reacción inmunológica hacia un alimento o aditivo alimenticio que está consumiendo el animal.

Si vemos que nuestra mascota se rasca mucho el cuerpo, se lame mucho las patas, sufre perdida de pelo, diarreas, vómitos, etc., es posible que esté sufriendo alguna  alergia.

Entre un 10% de los perros y hasta un 30% de los gatos presentan algún tipo de alergia o intolerancia alimentaria. Las alergias a algún alimento pueden darse aunque éstos se hayan consumido antes sin ninguna reacción o problema. Los ingredientes más propensos a causar dichos problemas son: cereales (maíz, soja, etc.), ternera, pollo y lácteos.

Cuando se sospecha que el animal sufre alguna alergia alimentaria, conviene cambiar durante por lo menos tres semanas a una dieta de eliminación, compuesta por ingredientes que el animal no haya consumido anteriormente. Si mejoran los signos se vuelve a la dieta anterior. Muchos de los animales alérgicos presentan mejoría a las 3-4 semanas de la nueva dieta y sino presentan mejoría más allá de la 8 o 10 semana, entonces hay que replantearse la dieta o el diagnóstico.
Sigue leyendo

¿Macho o hembra?

Cuando adoptamos o compramos un perro o un gato, no sólo debemos pensar cuál es la raza más adecuada, el tamaño, el carácter, el tamaño de nuestra casa, etc., sino que también debemos considerar el sexo del animal.

Escoger entre macho o hembra puede ser una decisión difícil cuando queremos incorporar a un nuevo miembro a nuestra familia. Elegir a una mascota únicamente por su estética es una decisión equivocada. Debemos tener la información suficiente sobre sus necesidades y la educación que puede necesitar.

Echa un ojo a estos consejos que te damos a continuación:
Sigue leyendo

Consejos para cuidar de tu mascota en verano

El verano está a la vuelta de la esquina y el calor empieza a apretar, incluso a nuestras mascotas. Debemos mantener a nuestros animales bien hidratados durante la época de calor para hacerles su verano más agradable.

Uno de los peligros más graves a los que se encuentran expuestas nuestras mascotas durante la época de verano es el temido golpe de calor. Los gatos y los perros se diferencian de las personas en cuanto a la sudoración. Las personas sudamos por todo el cuerpo y los perros y gatos solamente por las plantas de las patas. Nosotros eliminamos agua, y con su evaporación perdemos calor corporal. Ellos, para perder calor, utilizan la respiración. Por eso, cuando la mascota tiene calor, jadea continuamente para perderlo.

Así que nunca debemos dejar a nuestros animales dentro de un coche o en lugares cerrados, aunque sea durante unos minutos. También debemos tener cuidado con el ejercicio en los días cálidos. Si queremos salir a correr o a andar en bicicleta con nuestro perro, debemos hacerlo por la mañana temprano, vigilando que no se fatigue demasiado y parando de vez en cuando.

Sigue leyendo