La hora del Baño

El momento del baño, a veces, se puede convertir en una pesadilla para nuestra mascota, sobre todo cuando ésta trata de evitar entrar en el agua a toda costa.

Mientras los gatos se alejan y muchos perros se esconden, algunas mascotas realmente parecen disfrutar de la hora del baño. Es importante convertir esta acción en una costumbre para ellos y hacer que se sientan cómodos. Es necesario saber cómo tranquilizar al perro durante el baño y cómo lograr que este sea divertido para que el animal supere su rechazo al agua.

Si bien no es aconsejable bañar a nuestro animal con demasiada frecuencia (ya que disminuye la grasa natural de su piel), sí que es conveniente realizarlo periódicamente. Un animal necesita tomar al menos un baño al mes, si vive en la ciudad, y uno cada dos semanas, en caso de canes con mayor contacto con el campo y el mundo rural.

Os damos algunos consejos para bañar a vuestro peludo:

– Es importante educarles desde pequeños para lograr que el baño sea una buena experiencia y evitar el miedo al agua.

– Transformar el lugar del baño en una zona de juego. Si la mascota está nerviosa antes el momento del baño, podemos calmarla con juguetes y premios. Animar a nuestro peludo amigo a pasar un rato divertido en la bañera ayuda a que, poco a poco, sienta cada vez menos miedo durante el aseo. Los objetos de goma, impermeables, son los apropiados en estas situaciones. Es recomendable comenzar a jugar con ellos fuera del baño y, de forma paulatina, acercar el juguete hasta la bañera.

– El agua debe estar caliente, a una temperatura que ronde los 39 ºC.

– Es bueno tener un cepillo con cerdas suaves, para distribuir el champú a través de toda la piel del animal, sobre todo si su pelaje es muy largo y denso. Es aconsejable cepillarle también antes del baño para eliminar el pelo muerto.

– Escoge un champú adecuado según la edad y raza de tu perro. Ojo, nunca utilicéis champús para personas.

– Al mojarle evita que le entre jabón en los ojos. Aconsejamos comenzar por las patas traseras hasta acabar por la cabeza y al mojarlo comenzar por la cabeza.

Masajea hasta que salga espuma y luego aclara con abundante agua, evitando que los restos del champú resequen su piel.

– Aconsejamos comenzar a secarle, con una toalla o aire templado,  desde la cabeza para evitar que sienta ganas de sacudirse.

– Para bañar a un cachorro o a un animal de pequeñas dimensiones, quizás la bañera habitual puede ser demasiado grande para él. En su lugar podemos usar una palangana, o incluso, la pila del lavabo.

Siguiendo estos sencillos consejos, la hora del baño puede ser un momento muy divertido para tu mascota y para ti. ¡Ponle guapo y disfruta!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s